No solo hay Churras en el norte

razas del norte

En el artículo El mundo de las ovejas norteñas de lana basta vimos que la mitad norte de la península Ibérica es rica en ovinos de lana basta, descendientes o derivados de la raza Churra. Sin embargo, en esta región no existen solo estas razas, sino que también encontramos otras ovejas cuya lana entrefina es señal de un origen diferente. Todas ellas se encuentran amenazadas con la excepción de la Navarra.

Nueva llamada a la acción

Una raza con cordero IGP, la Navarra

La raza Navarra es también llamada Roncalesa o Salacena por dos de los valles donde se cría (valle del Roncal y valle de Salazar), y Rasa Navarra o simplemente Rasa por la longitud de su lana. Está estrechamente emparentada con la vecina Rasa Aragonesa, con la que comparte similitudes morfológicas y productivas.

Es una oveja de capa y vellón blancos, poco lechera (aunque en la DOP Queso Roncal se contempla que incluya leche de esta raza, además de Latxa). El producto principal para el que se cría es el cordero, digno merecedor de la IGP (Indicación Geográfica Protegida) que se le concedió en 2002. Incluye tanto el cordero lechal, menor de 45 días de edad y entre 6 y 8 kg de canal (con cabeza), como el cordero ternasco, menor de 110 días de vida y con un peso de la canal de 9 a 12 kg (sin cabeza).

Que dicha IGP abarque únicamente la Comunidad Foral de Navarra explica que la inmensa mayoría de las explotaciones y de las reproductoras se encuentre en este territorio: de unos 66.000 adultos registrados, 63.500 viven en Navarra (datos de 2021).

Su sistema productivo es semi-extensivo. Las hembras se sacan a pastar diariamente cuando no tienen cría, y se las suplementa con pienso en épocas de escasa cantidad o calidad del pasto. La vida al aire libre exige que se trate de una raza rústica adaptada a cambios bruscos de temperatura, nieve y sequía. Los corderos, en cambio, se mantienen estabulados, y se ceban si son de tipo ternasco.

La reproducción se organiza en tres épocas de partos al año, con buenos resultados de fertilidad en todas ellas. Esto se debe a que no son estacionales, es decir, su ciclo no se ve afectado, o muy poco, por el paso de las estaciones. Sin embargo, sí afecta a la prolificidad, de forma que se obtienen menos corderos por parto en las gestaciones de primavera-verano.

La Chamarita, una oveja que vive en un entorno silvestre

En La Rioja encontramos las 14.000 cabezas adultas que conforman la totalidad de la población de la raza Chamarita. Se cría en áreas de la sierra riojana, sobre todo en la Reserva de la Biosfera Valles del Alhama, Cidacos, Leza y Jubera. Nunca ha sido una raza trashumante, únicamente realiza pequeños desplazamientos internos entre las zonas altas y bajas de su región.

Se cría en extensivo, habitualmente sin una explotación base, sino que se cobija en apriscos rudimentarios cuando las condiciones climáticas lo requieren. No es raro que las ovejas sufran parasitosis, ya que al vivir permanentemente en el entorno silvestre están más expuestas.

Son rústicas, de tamaño pequeño, con cuernos en los machos y ocasionalmente también las hembras. Su capa es o blanca o negra con vellón rojizo y mancha blanca en la cara (“careta”), similar a la coloración de la raza Roya Bilbilitana. Debido a su genética es habitual que nazcan animales de varios colores en una misma explotación y de los mismos progenitores.

La oveja Salz es fruto de un cruce reciente con padres Romanov

La raza Salz está considerada una raza sintética, ya que se creó en los años 70 a partir de cruces de ovejas Rasas Aragonesas con padres de la raza rusa Romanov, famosa por su prolificidad, de unos 3 corderos por parto de media, y con un récord de un parto de ni más ni menos que 9 corderos vivos.

Este cruce, realizado por el profesor Isidro Sierra en el municipio de Ontinar de Salz (Zaragoza), de donde obtiene su nombre la raza, tenía por objetivo mejorar las cualidades reproductivas de la Rasa Aragonesa: su prolificidad, su fertilidad, su precocidad sexual y su estacionalidad. Se logró obtener animales no estacionales, con una prolificidad media de en torno a 2 corderos por parto y con edad de la primera concepción alrededor de los 7 meses de edad, datos notablemente superiores a los de la Rasa Aragonesa.

Según datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) actualmente hay unas 7.000 ovejas Salz, principalmente criadas en la provincia de Zaragoza. La producción de corderos en estas explotaciones es bastante intensiva, están estabulados permanentemente y se ceban tras el destete, mientras que las hembras sin cría salen a pastar. Los partos se organizan en 3 o 5 tandas al año, lo que requiere una buena sincronización de celos.

La Gallega produce corderos recentales de tamaño lechal

La Gallega u Ovella Galega es una raza pequeña, rústica y resistente, que se cría exclusivamente en Galicia, en pequeñas explotaciones, hasta alcanzar un censo de unos 5.000 adultos. Hay dos ecotipos, el Mariñao y el de Montaña. Ambos tienen cuernos tanto machos como hembras, y su capa es blanca con alguna mancha.

Son muy buenas madres: alta prolificidad y fertilidad, buena producción lechera y excelente carácter maternal. Además, son longevas y poseen resistencia natural a ciertas enfermedades.

Su pequeño tamaño (las hembras adultas pesan entre 25 y 35 kg) tiene como consecuencia que tengan corderos también muy ligeros que se suelen sacrificar en torno a los 60 días de vida, cuando alcanzan un peso equivalente al de un lechal de razas más grandes. Esta y otras peculiaridades otorgan a su carne cualidades distintivas, y la Asociación de Criadores otorga el logotipo Raza Autóctona 100% Ovella Galega a dichos productos.

Oveja raza Gallega.

La Ovella Galega es una raza de pequeño tamaño que vive únicamente en las provincias gallegas. Luis Miguel Bugallo bajo licencia CC 3.0.

New call-to-action

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!