Descubre los beneficios de los tratamientos hormonales en corderos

La mejora en la producción de corderos es clave para la rentabilidad de la explotación ovina. Los tratamientos hormonales ayudan a minimizar las variaciones estacionales de los nacimientos de los corderos.

El sector ovino ha sido tradicionalmente uno de los más importantes en la producción ganadera en España. La carne de cordero es muy apreciada y es un producto de alta calidad que supone la principal fuente de ingresos para las explotaciones de ovino dedicadas a la producción de carne, como sucede en las explotaciones de ovino. Además, la leche obtenida de las ovejas destinada a la producción de queso es otra fuente fundamental de ingresos, la principal en las explotaciones lecheras.

La venta de corderos genera importantes ingresos para las explotaciones de ovino

El sector ovino es altamente competitivo en la actualidad, ofreciendo productos (queso y carne de cordero) de alto valor, muy apreciados por los consumidores. Una gran parte de las explotaciones de ovino en España son de aptitud mixta, es decir, producen tanto carne de cordero como leche para la obtención de queso, aunque hay otras que se especializan solo en uno de los dos productos.

En cualquier caso, el objetivo de las explotaciones de ovino es obtener un número máximo de corderos por oveja y año, ya que su venta para carne se traduce en elevados ingresos. Esto se debe lograr con un coste mínimo para optimizar la rentabilidad, y un elemento clave es el manejo de la reproducción.

New call-to-action

Al aumentar los partos de corderos los ingresos de la explotación son superiores

Las ovejas tienen una tasa de prolificidad media anual de un 1,05-1,40: suelen parir entre un cordero, y casi un cordero y medio de promedio cada año. Es habitual que haya ovejas que tengan partos gemelares, que son más interesantes, ya que significan mayor producción de carne de cordero por oveja y año y, por lo tanto, mayores ingresos por ventas.

El mercado ha evolucionado hacia una demanda de un producto homogéneo, por eso la producción de corderos se centra en el cordero lechal y en el cordero ligero de cebo precoz, que son los que generan ingresos superiores, especialmente si su venta coincide con las épocas de mayor demanda y mayor precio. En la semana del 15 al 21 de noviembre de 2021 el precio del cordero lechal (7-10 kg) se situó en 845,81€/100 kg de canal. Los precios fluctúan según la demanda, por lo que el objetivo será hacer coincidir la máxima producción en la época en la que los precios son máximos, especialmente la época navideña.

Otras variedades de corderos que se sacrifican con más edad y más peso tienen menos demanda y menor precio, por lo que su producción es menos interesante.

El anestro estacional afecta a los ingresos por carne de cordero

Uno de los principales inconvenientes de la cría de ganado ovino es el anestro estacional de las ovejas. Los nacimientos de corderos sufren variaciones estacionales, y así alcanzan un máximo en primavera y verano para descender en otoño e invierno, por lo que los ingresos para la explotación no serán estables a lo largo del año. 

Las ovejas tienen varios ciclos estrales durante su temporada reproductiva, que dura desde el final del verano hasta el comienzo del invierno. Los ciclos estrales de las ovejas duran 17 días. A medida que los días se van acortando se estimula la secreción de hormona luteinizante (o LH, que es la que favorece la maduración de los folículos del ovario y provoca la ovulación), hay varias ondas foliculares por ciclo, y se termina produciendo la ovulación cuando aumenta la concentración de estradiol.

La gestación de las ovejas dura 152 días de promedio. Si las ovejas se cruzan con éxito durante la época reproductiva y los índices son buenos, tendrán una paridera abundante de corderos durante la primavera, entre marzo y junio, que estarán listos para la época de máxima demanda.

En las épocas de días largos o estación no reproductiva la concentración de LH no es suficiente para provocar la ovulación, por lo quelas ovejas pasan varios meses en los que no quedarán gestantesy no parirán corderos, perdiendo la oportunidad de seguir produciendo y generando ingresos.

grafico evolución del ganado  ovino sacrificados

El gráfico muestra la variación estacional de los corderos sacrificados donde se advierte una clara estacionalidad. A partir de datos del MAPA.

Beneficios de utilizar tratamientos hormonales para reducir los efectos de la estacionalidad reproductiva

Al pasar a sistemas de producción intensivos, que permiten suministrar alimento de calidad y mantener a las ovejas a cobijo a lo largo de todo el año sin necesidad de salir a pastorear, se puede recurrir a técnicas de manejo hormonal para mejorar los índices reproductivos, que aportan los siguientes beneficios:

  • Reducen los intervalos entre partos y los tiempos improductivos.
  • Las ovejas pueden parir corderos durante todo el año.
  • Aumentan la prolificidad, el número de partos y el número de corderos obtenidos por parto.

Los veterinarios adaptan los tratamientos hormonales a las necesidades, características y objetivos de cada explotación. Los tratamientos disponibles consisten en la aplicación de esponjas intravaginales de progesterona, o en inyecciones de prostaglandinas o gonadotropina coriónica equina (PMSG) para sincronizar los celos y la ovulación y así facilitar la monta natural o la inseminación artificial. También se aplican implantes subcutáneos de melatonina en primavera simulando una época artificial de días cortos para que las ovejas mantengan sus ciclos de celo, mejorando la fertilidad en estos meses más improductivos.

New call-to-action

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!