Transporte de animales vivos: una fase de riesgo para el ganado

transporte de animales vivos

Bien para desplazarse a otra explotación (dentro o fuera del país) o bien para dirigirse al matadero, el transporte de animales vivos es un proceso necesario en las explotaciones ganaderas. La legislación vigente tiene como objetivo minimizar los riesgos para la salud de los animales y para su bienestar.

New call-to-action

Un inconveniente necesario

El transporte de animales vivos es una actividad muy estresante, en la que los animales se encuentran más o menos hacinados, restringidos sus movimientos, sometidos a un estrés térmico que puede llegar a ser fatal, expuestos a choques y caídas, lejos del hogar que conocían, en ocasiones recién destetados y separados de sus madres y mezclados con otros animales desconocidos.

transporte de animales vivos

El calor, mezclado con la humedad, es un factor de riesgo altísimo de muerte de animales durante el transporte. Los rumiantes son especialmente sensibles al calor, resisten mejor las temperaturas frías.

(Fuente: Guía de Buenas Prácticas para el transporte de ganado vacuno de la Comisión Europea, 2018).

 

Cuanto más largo es el trayecto, mayor riesgo y repercusiones tendrá. Las consecuencias dependerán de si son animales moviéndose a otra explotación (cebo, reproductores, ferias de ganado…), que pueden desarrollar enfermedades y empeorar sus rendimientos y productividad en el futuro, o de si son animales que están desplazándose al matadero, que pierden peso por deshidratación y cuyo estrés repercute negativamente en la calidad de la carne.

Para prevenir estas consecuencias, además de aplicar las normas del Reglamento del Consejo europeo (Reglamento (CE) 1/2005) y su trasposición en España (Real Decreto 542/2016) y de seguir las guías de buenas prácticas, como esta de la Comisión Europea, para el transporte de animales vivos puede ser interesante organizar cooperativas de granjas cercanas entre las que se mueven animales en distintas fases de la producción y con un matadero cerca. De esta manera se minimiza el tiempo que los animales pasan en el camión, se ahorra combustible y se favorece la economía de cercanía.

¿Este animal se puede transportar?

Visto que el transporte de animales vivos conlleva riesgos para la supervivencia y el bienestar de dichos animales, debemos asegurarnos que su estado de salud previo es el mejor posible, y de esta manera minimizar los problemas que puedan darse. Para determinar si un animal está en condiciones de soportar el traslado es necesario comprobar que son aptos para el transporte.

Los signos que nos indican que un animal no es apto se estipulan en el Reglamento (CE) 1/2005 y se recogen para mayor claridad en este documento gubernamental. Los puntos clave que prohíben que un animal sea transportado son:

  • No es capaz de mantenerse en pie ni moverse por sí solo.
  • Presenta una herida abierta grave.
  • Presenta un prolapso.
  • Se encuentra en condiciones de debilidad fisiológica:
    • Hembras preñadas pasado el 90% del tiempo estimado de gestación.
    • Hembras antes de una semana tras el parto.
    • Animales recién nacidos con el ombligo sin cicatrizar.
    • Corderos menores de 7 días y terneros menores de 10 días si el trayecto es de más de 100 km.

Animales con signos de enfermedad leve o moderada (fiebre, vómitos, diarreas, dificultad respiratoria, etc.) pueden ser transportados bajo estricta supervisión y con la aprobación del veterinario de la explotación.

Los documentos obligatorios que deben acompañar a los animales durante el transporte se definen en el Real Decreto 542/2016:

  • La documentación sanitaria de traslado de los animales.
  • El documento de movimiento (Real Decreto 728/2007), que incluye origen y propietario, lugar, fecha y hora de salida y lugar, fecha y hora estimada de llegada al destino.
  • Identificación de los animales. En el caso del ganado bovino, esta identificación debe ser individual, mientras que en el ganado ovino y caprino se agrupan en lotes.

Normas que deben cumplir los transportistas

La persona que conduzca el medio de transporte en el que viajan los animales y/o el cuidador que los acompañe debe cumplir una serie de requisitos, estipulados en el Real Decreto 542/2016, entre los que destacamos:

  • Estar autorizado y registrado en el territorio nacional por la autoridad competente.
  • Que el vehículo que conduce esté a su vez registrado y autorizado para ese desplazamiento y esa especie animal (medidas, estructuras, alimento disponible…).
  • Comprobar que los animales son, a su juicio, aptos para el transporte. En caso de discrepancia con el operador de la explotación de origen, el transportista es libre de negarse.
  • Cumplimentar un cuaderno de a bordo, cuando los animales transportados sean ganado bovino, el viaje dure más de 8 horas e implique dos o más países.
  • Comprobar que los animales están debidamente identificados y documentados.
  • Disponer de un certificado de competencia, que se consigue al realizar un curso de formación de mínimo 20 horas acerca del bienestar animal: cómo reconocer problemas y qué actuaciones evitar (conducción brusca, dejar el vehículo al sol, etc.).
  • Garantizar la limpieza y desinfección del vehículo antes de cargar a los animales.

transporte de animales vivos

Para facilitar la carga y descarga de los animales se suelen usar rampas, cuyo ángulo no debe superar los 26 º para ganado vacuno adulto, es decir, la rampa debe medir 1 m de largo por cada 50 cm de altura.

 

Particularidades del transporte de ganado vacuno

Trasladar bóvidos domésticos entraña una serie de particularidades, dependiendo de la edad y el estado fisiológico de los animales.

Los terneros muy jóvenes, lactantes, que se retiran de la madre y se transportan a una explotación de cebo, no saben alimentarse por sí mismos ni utilizar los bebederos. Por este motivo, en viajes superiores a 8 horas se debe realizar una parada en puestos de control, mercados o centros de concentración, para que puedan ser alimentados e hidratados manualmente. Este contratiempo debe tenerse en cuenta a la hora de planificar el viaje, y, aun en trayectos inferiores a 8 horas, repercutirá sobre la salud del ternero.

Por otro lado, las hembras en lactación deben ser ordeñadas regularmente para garantizar su bienestar y la salud de la ubre, y el transporte no es una excepción. Se deberán planificar paradas para el ordeño y/o garantizar que las instalaciones de destino están preparadas para ordeñar inmediatamente tras la descarga.

transporte de animales vivos

Tiempos de viaje permitidos por la ley en el ganado vacuno (Fuente: Guía de buenas prácticas para el transporte de ganado vacuno de la Comisión Europea, 2018). La duración del trayecto incluye el tiempo de carga y descarga de los animales. Una vez trascurrido el tiempo máximo, deben descargarse los animales, darles comida y agua y descansar al menos 24 horas antes de proseguir el trayecto.

New call-to-action

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!