Queratoconjuntivitis infecciosa bovina: una infección de los ojos del ganado vacuno

queratoconjuntivitis infecciosa bovina

La queratoconjuntivitis infecciosa bovina, a veces conocida como «ojo blanco» u «ojo rosa», es una enfermedad infecciosa que afecta a los ojos del ganado vacuno.

New call-to-action

Así se transmite la queratoconjuntivitis infecciosa bovina

La queratoconjuntivitis infecciosa bovina se produce por la infección del ojo por bacterias. La más frecuente es Moraxella bovis.

Las bacterias se transmiten entre animales a través de la mosca de la cara o mosca de otoño (Muscaautumnalis), un insecto que se posa en enjambres sobre la cara del ganado y se alimenta de las secreciones de los ojos. Son más abundantes si en el rebaño hay infecciones activas por el virus de la rinotraqueítis infecciosa bovina (IBR), que causa conjuntivitis y un aumento de las secreciones oculares.

La acción de las moscas irrita los ojos de las vacas y altera su comportamiento, ya que las molestias que causan hacen que se encuentren más nerviosas e incluso se vean reducidas sus producciones.

queratoconjuntivitis infecciosa bovina

Síntomas de la queratoconjuntivitis infecciosa bovina

La queratoconjuntivitis infecciosa bovina es más frecuente en explotaciones bovinas en pastoreo, especialmente si viven cerca de zonas húmedas y con acceso a estiércol. En estos casos se calcula que puede afectar al 45% de las explotaciones. En las explotaciones intensivas, si se controla correctamente la higiene y se retira el estiércol, es menos frecuente.

Las bacterias colonizan el ojo, sobre la córnea (la parte anterior transparente del ojo) y la conjuntiva (membranas rosadas que rodean el ojo por debajo de los párpados). Según avanza la infección, se produce una inflamación muy llamativa, con síntomas de conjuntivitis grave:

  • Los ojos están enrojecidos.
  • Las vacas muestran signos de molestias oculares con los ojos entrecerrados o cerrados.
  • Prefieren estar en zonas oscuras o con sombra, ya que les molesta la luz.
  • Tienen secreciones en los ojos, transparentes como las lágrimas, hasta verdosas y espesas (pus).
  • En los casos más avanzados, se desarrollan úlceras en la córnea que tienen varias fases. Al principio, el ojo parece nublado y se va volviendo de color azulado. Más adelante se vuelve blanco, como si tuviera una nube. En los casos más avanzados, si la córnea se perfora, se verá abombada. Sobre el ojo crecen vasos sanguíneos que le dan una apariencia rojiza o rosada.

Hay vacas que se recuperan por completo, pero en otras se quedan cicatrices en el ojo, con manchas blanquecinas que les impiden ver bien.

Importancia económica de la queratoconjuntivitis infecciosa bovina

Aunque hay casos leves que se recuperan rápido, la queratoconjuntivitis infecciosa bovina puede transmitirse rápidamente a una explotación completa implicando grandes costes:

  • Debido al dolor, los animales comen menos y se reduce la ganancia media diaria de peso y la producción de leche.
  • Los síntomas oculares afectan el bienestar animal y hay que tratarlos, lo que supone un coste de tratamientos.
  • Las medidas preventivas y de control suponen gastos en las explotaciones más afectadas.

Tratamiento de la queratoconjuntivitis infecciosa bovina

Para tratar la queratoconjuntivitis infecciosa bovina los veterinarios emplean antibióticos, que aplican por inyección intramuscular, subcutánea o debajo de la conjuntiva, y en ocasiones en pomadas oculares. Se recomienda iniciar el tratamiento lo antes posible para evitar que se desarrollen las úlceras en la córnea.

queratoconjuntivitis infecciosa bovina

Medidas de control de la queratoconjuntivitis infecciosa bovina

  • Para minimizar el riesgo de desarrollo de resistencias a los antibióticos, se insiste en aplicar buenas medidas preventivas, especialmente de control de moscas.
  • La vacunación frente a la rinotraqueítis infecciosa bovina (IBR) ha demostrado reducir los casos de queratoconjuntivitis infecciosa bovina asociados a este virus.
  • La radiación ultravioleta empeora los síntomas, por lo que en algunas explotaciones se ha probado con éxito la aplicación de parches de tela sobre los ojos para evitar la transmisión por las moscas.
New call-to-action

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!