Patogenia de la diarrea vírica bovina: ¿cómo se produce la enfermedad?

Patogenia: los mayores diseminadores de la diarrea vírica bovina son los terneros PI (persistentemente infectados)

La diarrea vírica bovina es una enfermedad del ganado vacuno producida por un virus que está presente en todo el mundo y su patogenia causa graves pérdidas económicas en las explotaciones. Es importante conocer la enfermedad para aplicar correctas medidas de control.

¿Qué es la diarrea vírica bovina?

La diarrea vírica bovina está causada por un virus que pertenece a la familia Flaviviridae y al género Pestivirus. Por las siglas de su nombre en inglés también se conoce como BVD (bovine viral diarrhoea).

El virus de la diarrea vírica bovina se clasifica en dos genotipos (el genotipo 1, mayoritario en Europa, y el genotipo 2) y en dos biotipos (el no citopático, más frecuente en la naturaleza, y el citopático, una mutación poco frecuente pero importante porque causa la enfermedad de las mucosas).

Está presente en las granjas de vacuno de todo el mundo. En España se han hecho varios estudios para saber en cuántas explotaciones (70,9% al 94,2%) y animales (21% al 65,6%) está presente. También se dispone de datos de otros estudios locales como este de Galicia.

La diarrea vírica bovina afecta sobre todo al ganado vacuno, pero tiene otros hospedadores que actúan como portadores del virus y que no padecen la enfermedad, como los ovinos, los caprinos, los rumiantes silvestres o los cerdos.

CTA descarga síndrome respiratorio bovino

Patogenia: ¿cómo se transmite y desarrolla la diarrea vírica bovina?

La patogenia de una enfermedad se refiere a los mecanismos mediante los que se desarrolla. La diarrea vírica bovina se transmite de un animal a otro por:

  • Vía oronasal, a través del contacto con las secreciones de otro animal infectado (orina, heces, leche, calostro, saliva, moco). Es la forma más frecuente. El virus no resiste mucho en el exterior, por lo que la vía más habitual es:
    • el contacto directo entre animales, pero también puede diseminarse a través de vehículos, material de exploración, personas cuando no se toman las medidas de bioseguridad oportunas.
  • Vía venérea, mucho menos frecuente y genera menor patología:
    • a través del semen en la monta natural, la inseminación artificial o la transferencia de embriones.
  • Vía transplacentaria, es decir, de la vaca gestante al feto.

El virus de la diarrea vírica bovina puede entrar fácilmente en cualquier explotación si no se toman medidas preventivas. Las situaciones de mayor riesgo se producen al introducir animales del exterior (de reposición, reproductores, etc.) si no se comprueba su origen y su estado sanitario, al mezclar animales de diferentes explotaciones durante el pastoreo y al recurrir a la inseminación artificial y transferencia de embriones procedentes de centros de inseminación que no hagan pruebas de control del virus (muy poco habitual hoy en día).

La clave de la diseminación son los animales persistentemente infectados (PI). Son terneros que se han infectado en el útero durante los días 40 a 125 de la gestación por una cepa no citopática del virus. Como su sistema inmunitario es todavía inmaduro, no son capaces de reconocer al virus, no lo eliminan y se quedan infectados de forma permanente, por lo que diseminan el virus en grandes cantidades durante toda su vida. En ocasiones son terneros que no crecen correctamente, son más pequeños de lo normal y no tienen buen aspecto, pero en la mayoría de los casos no muestran sintomatología y pasan desapercibidos, por lo que es muy importante saber detectarlos y retirarlos para evitar que sean un foco de infección.

Es importante detectar a los terneros PI, porque juegan un papel fundamental en la difusión y mantenimiento del virus en las explotaciones, pues eliminarán el virus durante toda su vida. Estos animales tienen que eliminarse de la granja, y para eso se deben hacer diagnósticos no sólo clínicos-epoidemiológicos, sino también laboratoriales. El empleo de test ELISA nos permite detectar a los terneros PI y eliminarlos.

Las infecciones intrauterinas entre los días 25 a 125 de la gestación dan lugar a terneros PI, que no muestran síntomas y que diseminarán el virus por la explotación durante toda su vida.

Al text: Patogenia: los mayores diseminadores de la diarrea vírica bovina son los terneros PI (persistentemente infectados)

El virus entra en el animal habitualmente por vía oronasal, se multiplica en las células de la mucosa nasal y de las tonsilas y después pasa a los nódulos linfáticos regionales a través de los vasos linfáticos y sanguíneos. A partir de ahí se disemina por todo el organismo, infectando a las células del sistema inmunitario. Esta es la fase que se conoce como viremia. Dependiendo de la cepa del virus, del estado de salud y nutricional del animal y de la acción conjunta con otros agentes patógenos, nos encontraremos con diferentes formas en las que se manifiesta la enfermedad:

  • Inmunosupresión: este virus, en cualquiera de sus formas, produce una alteración del sistema inmunitario de los animales que los hace más sensibles a otras infecciones. En la forma subclínica sólo se observa esto, y en bajo grado.
  • BVD agudo: el virus infecta y destruye las células epiteliales de múltiples órganos del aparato respiratorio, digestivo y reproductor, entre otros. Tiene corta duración, es difícil de detectar y los síntomas son muy variados. Pueden verse infecciones respiratorias, fiebre, falta de apetito, diarrea, muerte de algún animal joven o débil, empeoramiento de otras enfermedades, etc.
  • Infecciones transplacentarias: los efectos dependen del momento de gestación y de la cepa del virus. Las vacas pueden sufrir reabsorción embrionaria, abortos, malformaciones en el ternero y, si la cepa es no citopática y poco agresiva y la infección se produce entre los días 40-120, generar un ternero PI.
  • Enfermedad de las mucosas: es la forma más grave y mortal, aunque menos frecuente. Afecta a los animales PI que se infectan de nuevo, pero esta vez con una cepa citopática. Se observa inmunosupresión, diarrea hemorrágica muy intensa, lesiones en la piel con falta de pelo, pérdida rápida de peso y úlceras entre los dedos y en la boca.
Descarga aquí la infografía sobre la patogenia de la diarrea vírica bovina.

Infografía patogenia de la diarrea vírica bovina

New call-to-action

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!