El pastor eléctrico ¿Qué hay que tener en cuenta si se instala uno?

Ganado bovino tras un pastor eléctrico

El concepto de pastor eléctrico es algo tan sencillo como un vallado electrificado que sirve para proteger al ganado o al cultivo. De este modo, un pastor eléctrico es una solución técnica con múltiples usos: permite prevenir que los animales no traspasen una zona determinada, frenar la entrada de animales salvajes que puedan dañarlos o proteger un cultivo determinado. Aunque es un sistema inofensivo para los animales, es muy importante elegir adecuadamente el tipo de pastor eléctrico y la potencia que se va a instalar en función del uso que vaya a tener.

Factores a tener en cuenta si instalas un pastor eléctrico

Además, pese a que el concepto sea sencillo, para instalarlo con un mayor acierto es recomendable tener en cuenta los siguientes factores:

  1. Potencia según su función: un pastor eléctrico puede tener varias funciones, si es proteger a un rebaño y evitar que los animales se dispersen por determinadas zonas, lo primero que hay que conocer es qué tipo de ganado es, ya que la los animales se pueden dividir según su sensibilidad al cercado eléctrico. Así, los más sensibles son los caballos, las vacas, las ovejas, y los animales de compañía (perros y gatos) y para ellos hay que utilizar un pastor eléctrico de baja potencia (de 0,25 a 1 Julio*); por otra parte, las cabras, aves, ciervos o jabalíes precisan de un pastor eléctrico con mayor potencia (de 1 a 8 Julios*).
    La unidad de potencia que se emplea normalmente en los pastores eléctricos es el Julio por segundo, y no el Vatio por segundo.
  2. Barrera física y psicológica: cuando un animal se aproxima a un pastor eléctrico recibe una descarga eléctrica de alto voltaje y corta duración que produce un dolor desagradable (mayor cuanto más alta es la potencia). Esa barrera física, de cara a los animales se convierte en una barrera psicológica, ya que aprenden a que si se acercan demasiado al vallado sienten dolor.
  3. Tipos de pastor eléctrico: los vallados electrificados se pueden diferenciar por dos aspectos: potencia y tipo de alimentación. Así, el pastor eléctrico puede ser de 9 o 12 voltios.
    En cuanto al sistema eléctrico, éste puede alimentarse por pilas, baterías (que pueden proveerse de placas solares) o a través de la propia red eléctrica. Los que utilizan pilas (alcalinas de larga duración) suelen ser los de 9 voltios, mientras que los de 12 voltios precisan de baterías o, si es posible, se conectan directamente a la red eléctrica que es una opción más económica. Aquellos equipos de baterías que se alimenten con placas solares deberán estar en zonas soleadas, procurando limpiar el polvo de las mismas. Por su parte, los que estén enganchados a la red es recomendable ubicarlos en un lugar elevado y protegidos de la lluvia para prevenir posibles accidentes.
  4. Tipo de terreno y vegetación: ambos aspectos son decisivos, ya que también determinan qué tipo de pastor eléctrico instalar. De esta manera, si los suelos son secos, arenosos o con mucha grava, (y, por lo tanto, con una conductividad baja), se precisará una mayor potencia que en suelos húmedos. Tampoco es lo mismo cercar una pradera de pasto que una zona boscosa, con plantas y árboles que toquen el vallado, por lo que en estas segundas se precisará de una mayor potencia que en la primera.
  5. Longitud y temporalidad del vallado: cuanto mayor sea el terreno a cercar y la longitud de la valla, mayor tendrá que ser la potencia del pastor eléctrico.
Por otra parte, también condicionarán los materiales a utilizar si la instalación va a ser fija y permanente o flexible y temporal. La movilidad del sistema nos permite desplazar el cercado a voluntad. En este caso nos deberíamos decantar por un pastor eléctrico provisto de pila o batería.

 

New call-to-action

Elementos del pastor eléctrico 

  • Postes: para cercas que sean fijas la mejor opción, por su resistencia y duración, son los postes de madera o de hierro. En el caso de que el vallado sea temporal se suelen utilizar varillas de hierro (como las usadas en la construcción), postes de plástico o de fibra de vidrio, porque son más ágiles en el montaje.
  • Conductores: en instalaciones fijas se suele usar alambre de acero galvanizado o alambre de aluminio. El primero es económico y resistente, pero peor conductor, además, se suele oxidar y es más difícil de tensar al ser menos moldeable. Por su parte, el alambre de aluminio tiene una gran conductividad y es el recomendado para cercas largas que precisan de una mayor potencia. En pastores eléctricos móviles o temporales se emplean hilos y cintas combinados con cables metálicos y plásticos, que ofrecen buena conductividad y un fácil manejo.
  • Aisladores: son una parte esencial para el buen funcionamiento del pastor eléctrico. Su misión es hacer de soporte y evitar que el conductor toque las vallas metálicas o las ramas, arbustos, etc.

 

El pastor eléctrico es una herramienta que facilita el trabajo del ganadero y del agricultor y aunque el concepto es sencillo y la instalación relativamente económica, siempre es recomendable contar con el apoyo de profesionales para su puesta en marcha. Por último, también es muy importante elegir un pastor eléctrico que cumpla para su uso con la legislación CE y esté homologado. De ese modo, nos aseguraremos que no son peligrosos para personas o animales.

New call-to-action

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!