El síndrome respiratorio bovino, el gran enemigo del cebadero de terneros

Una de las principales patologías del cebadero de terneros es el síndrome respiratorio bovino, una enfermedad multifactorial que causa graves pérdidas económicas.

El síndrome respiratorio bovino es una enfermedad muy compleja que produce enormes pérdidas económicas en los cebaderos de terneros. El tratamiento y el control del síndrome respiratorio bovino son fundamentales para evitar que esta grave enfermedad cause un daño excesivo en los cebaderos, como alta mortalidad, retraso del crecimiento, y exceso de costes en tratamientos.

¿Qué es el síndrome respiratorio bovino y cuáles son sus causas en el cebadero de terneros?

Existen muchas definiciones del síndrome respiratorio bovino es una infección respiratoria multifactorial, es decir, que intervienen múltiples microorganismos que la desencadenan en animales susceptibles, sometidos a factores ambientales que no son idóneos.

Estos son los principales microorganismos que causan el síndrome respiratorio bovino en un cebadero de terneros:

  • Virus: virus de la rinotraqueítis infecciosa bovina (IBR), virus respiratorio sincitial bovino y virus de la parainfluenza tipo 3. Suelen ser los primeros en actuar, dañando las barreras protectoras y el sistema inmunitario respiratorio.
  • Bacterias: Mannheimia haemolytica, Pasteurella multocida e Histophilus somni, aunque también se pueden encontrar Trueperella pyogenes o Mycoplasma bovis. Provocan una grave inflamación en los pulmones.

En ocasiones el proceso se puede complicar con la presencia de parásitos respiratorios como Dictyocaulus viviparus y hongos como Aspergillus.

El resultado de la infección suele ser una bronconeumonía con fiebre, pérdida del apetito, depresión, secreción mucopurulenta por los ollares, pérdida de peso, tos, dificultad respiratoria, posturas anormales en las que los animales luchan por respirar (codos abiertos, cuello extendido, boca abierta) y, en algunas ocasiones, la muerte.

CTA descarga síndrome respiratorio bovino

¿Qué predispone a los terneros en los cebaderos a padecer el síndrome respiratorio bovino?

Si los terneros que entran en un cebadero no tienen un estado inmunitario adecuado (especialmente si la toma de calostro no ha sido idónea) no estarán suficientemente protegidos frente a las infecciones. Además, si se destetan en un momento demasiado cercano al del transporte hacia el cebadero, se crea un estrés excesivo para los animales que los hace vulnerables a las infecciones. El propio transporte es otra fuente de estrés que produce inmunosupresión, por lo que hay que prestar especial atención a realizarlo en condiciones de máximo bienestar.

Por otra parte, en ocasiones se tiende a agrupar terneros procedentes de diferentes explotaciones para realizar transportes y entradas en un único cebadero. Esto crea lotes de edades y pesos desiguales, con animales que no se conocen entre ellos y jerarquías que se deben reconstruir, lo que agrava aún más la situación de estrés y sensibilidad a desarrollar enfermedades.

Si las instalaciones no tienen un buen diseño y la temperatura ambiental es extrema se creará estrés por calor o por frío, y la mala ventilación causará un impacto negativo sobre las vías respiratorias, lo que crea un ambiente muy favorable para que colonicen los microorganismos.

Importancia económica del síndrome respiratorio bovino en cebadero de terneros

Se considera que el síndrome respiratorio bovino es una de las mayores amenazas para el cebadero de terneros por las gravísimas pérdidas económicas debidas a estos motivos:

  • Mortalidad de animales.
  • Pérdidas de producción por los malos índices de conversión de los terneros.
  • Costes de tratamientos.
  • Decomisos en los mataderos.

Hay numerosos estudios sobre esta enfermedad; se ha observado que pueden estar afectados un gran número de  terneros en cebo en España e incluso el 50% de los que presentaron lesiones en los pulmones en el matadero ni siquiera habían tenido síntomas, lo que indica que en muchas ocasiones no se detecta. Se considera que las bacterias causantes del síndrome respiratorio bovino están presentes en la totalidad de los cebaderos españoles.

Se ha estimado que el síndrome respiratorio es la causa del 29% de las muertes en los bovinos jóvenes y que puede suponer un coste de hasta 83 € por ternero en los cebaderos.

Un correcto manejo de los terneros y la vacunación en los cebaderos son la mejor medida de control del síndrome respiratorio bovino

En el cebadero de terneros lo más eficaz y barato es controlar los brotes de síndrome respiratorio. Las medidas de control se deben aplicar desde el origen de los terneros, con unas buenas medidas de higiene y suministro de calostro de calidad, así como facilitando un destete progresivo, libre de estrés y lo más alejado posible del momento del transporte. Es fundamental minimizar el estrés en el transporte y a la llegada, mantener una correcta densidad de animales y una buena ventilación.

La vacunación de los terneros es crucial. Existen en el mercado una amplia variedad de vacunas bacterianas y víricas que ayudan a prevenir gran parte de las infecciones, son seguras y eficaces, y se pueden aplicar tanto antes de la entrada a los cebaderos como en el momento de la entrada, dependiendo de cada caso y según el criterio del veterinario que maneja las entradas.

Tratamiento del síndrome respiratorio bovino: control de la infección y la inflamación

El tratamiento del síndrome respiratorio bovino se dirige a eliminar la infección y a detener la inflamación pulmonar. Para ello se utilizan antibióticos eficaces frente a las principales bacterias que causan la infección. Los antibióticos de elección serán los que alcancen una concentración alta en el tejido pulmonar durante un tiempo suficiente para asegurar que los gérmenes se eliminen correctamente a la vez que se minimiza el riesgo de aparición de resistencias de las bacterias. Es ideal combinar los antibióticos con antiinflamatorios que combatan la inflamación pulmonar, favoreciendo la difusión del antibiótico, a recuperar el estado de los animales para que vuelvan a comer cuanto antes y a respirar mejor, y es interesante que tengan un efecto rápido y duradero.

New call-to-action

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!